La pareja sorteó prejuicios y contrajo matrimonio civil en La Habana, un hecho inédito en la isla.