Los Angeles 97.5 FM 103.1 FM 107.1 FM El Paso 94.7 FM Stockton - Modesto 100.9 FM Reno 102.1 FM Phoenix 103.5 FM Las Vegas 105.1 FM Yuma - El Centro 99.3 FM Monterey - Salinas 99.5 FM Sacramento 99.9 FM Denver 96.5 FM Lubbock 99.5 FM McAllen 99.5 FM

Chismes

Proyecto que recuerda a los niños mexicanos cómo se juega en las calles

Transcurre la película. Vemos una calle en Ciudad de México, escuchamos voces de niñas y niños, vemos niños que corren. La imagen no es estable. Dylan, un pequeño del barrio que se considera aporta el mayor número de internosa las cárceles de Ciudad de México, Desarrollo Urbano Quetzalcóatl –en la alcaldía de Iztapalapa–, tiene la videocámara en sus manos.

Se trata de la primera imagen del documental‘Somos juego’, un testimonio videográfico sobre cuando jugar en las calles del lugar que habitas se te comienza a olvidar y hacerlo en casa o con un dispositivo móvil es lo habitual, ya sea por la inseguridad o porque la vía pública parece diseñada solo para los automóviles.

“Antes en la cena de Navidad, platicabas de tu vida, ahora se quedan platicando en Facebook”, dice un niño que interviene en el cortometraje de 30 minutos y que retrata cómo ante la falta de espacios lúdicos adecuados, un puñado de niños de tres de las regiones más marginales diseñan y construyen sus propios juegos para, así, tomar las calles de nuevo, hacerlas suyas.

“Fue un reto hacer el documental pensando como un niño”, señala Andrés Garibay, director del cortometraje que aborda la problemática de los espacios de juego en Ciudad de México y que es una especie de bitácora del proyecto ‘Juego mi Ciudad‘, emprendido por los arquitectos Evelin Santander y Jerónimo Monroy.

“Me di cuenta que la videocámara resultó ser un niño más, ese fue el propósito de filmarlo así, que se sintiera desde la visión de los niños y las niñas, que fuera otro niño jugando sus juegos”, abunda Andrés.

‘Juego mi Ciudad’ busca reconsiderar el juego y los espacios lúdicos en la agenda pública, a través de procesos en los que los niños se convierten en pequeños tomadores de decisiones: necesito este espacio para esto.

San Pedro Atocpan, en la alcaldía de Milpa Alta; el barrio de La Merced, en la alcaldía de Cuauhtémoc; y el Desarrollo Urbano Quetzalcóatl, en la alcaldía de Iztapalapa fueron las zonas a elegir para ser jugadas, para reivindicar los espacios lúdicos como lugares necesarios para la ciudad y sus habitantes, a través del diseño participativo en el que se incorporó la opinión de los niños y las niñas, reconociéndoles su ciudadanía.

De esta forma, los niños y niñas trabajaron durante cuatro sábados, en cada una de las zonas, para decidir qué juegos querían, diseñarlos, construirlos y, finalmente, jugarlos.

“Quisimos visibilizar a los niños, ver en qué condiciones viven la ciudad, que ellos hicieron un espacio suyo, por un tiempo, y visibilizarse ahí. Decir yo también existo en el espacio público, pues normalmente no los contemplamos. Al mismo tiempo es una crítica a cómo se diseñan los espacios públicos para ellos”, comenta Evelin.