Noticias

Spotlight, la historia detras de la noticia que hizo temblar a la iglesia católica

La reconstrucción histórica de cómo un comunidad calla los abusos sexuales cometidos por un sacerdote llamado John J. Geoghan en Boston es la trama principal de la cinta SpotLight, donde nos narra como el equipo de investigación de The Boston Globe revelo esta historia al mundo.

El caso de John J. Geoghan es uno de los escándalos de pederastia más fastidiables de la historia en la iglesia católica, involucra denuncias de abusos en más de 130 niños.  Y peor aún cuando se  ha confirmado que el mismo líder de la arquidiócesis de Boston  de aquel  entonces, el Cardenal Bernard Law, encubrió e hizo caso omiso a recomendaciones de separar a Geoghan de los niños. Este caso fue el detonante para poner el ojo sobre esta  situación que los líderes de la iglesia católica venían ocultando y que en este caso culminaron con una condena por abuso de menores para Geoghan, muchos dólares en indemnización, la crítica pública y la renuncia del  Cardenal Bernard Law.

La película aborda el reto periodístico del equipo de investigación de The Boston Globe, llamado SpotLight, quienes asumen su compromiso profesional hasta el último momento. “Esos reporteros son héroes. La historia tuvo un impacto mundial. Pero creo que lo que nos abrasó fue que nos dimos cuenta de esa frase que aparece a la mitad de la película: ‘Se necesita una aldea para criar un niño. Se necesita una aldea para abusarlo”, explicó McCarthy en entrevista con la revista Variety.

El equipo periodístico estaba integrado por Michael Rezendes (Mark Ruffalo, Avengers ), Sacha Pfeiffer (Rachel McAdams, Diario de una pasión ) y Matt Carroll (Brian d’Arcy James), bajo el liderazgo de Walter Robby Robinson (Michael Keaton, Bird-man)  y las exigencias de un nuevo editor  Marty Baron (Liev Schreiber, Wolverine). E asi como después de un largo año de investigación y lucha, logran  publicar en enero de 2002 la primera historia con el titulo “Iglesia permitió abuso de sacerdote por años”, trabajo que le valió al periódico estadounidense el premio Pulitzer por Servicio Público en el 2003. Los trabajos completos están publicados en el sitio de The Boston Globe a través de una línea de tiempo.

Además, de la extraordinaria calidad de la historia, la película también es un reflejo de la transición acelerada  de los medios y la transformación del periodismo ante la inmediatez de las nuevas tecnologías.

Casi 14 años después de  la publicación original de este suceso que hizó temblar a la iglesia católica, la cinta refleja la cultura del encubrimiento a los abusos de los líderes eclesiásticos avalada por el poder económico y político de la iglesia. La cinta debe ser una reflexión a la responsabilidad civil de identificar, denunciar y exigir  justicia para este tipo de actividades.